La dificultad para gestionar datos enlentece la adopción de herramientas de inteligencia artificial por los despachos

27-3-2020 | Wolters Kluwer

Los despachos de abogados no están, en su gran mayoría, capacitados para captar y gestionar los datos que se generan con su actividad, un hecho que dificulta la adopción de herramientas de Inteligencia Artificial, que se basan, precisamente, en la explotación de esos datos.

La dificultad para gestionar datos enlentece la adopción de herramientas de inteligencia artificial por los despachos

Carlos B Fernández. Los despachos de abogados no están, en su gran mayoría, capacitados para captar y gestionar los datos que se generan con su actividad. Y esta dificultad supone una barrera para la adopción de herramientas LegalTech que utilicen Inteligencia Artificial, ya que estas se basan, precisamente, en el análisis y aprovechamiento masivo de esos datos. Y dado que estas herramientas podrían ser de gran utilidad para las firmas, incorporar la posibilidad de recopilar datos debería ser un objetivo importante para los despachos.

De momento, los tres usos más comunes de la tecnología legal entre los abogados son la gestión de documentación y conocimiento (80%), el registro contable y de tiempo de trabajo (69%) y la automatización de documentos o de flujos de trabajo (43%).

Estas son algunas de las principales conclusiones que pueden extraerse del informe "Lawtech Adoption and Training: Findings from a Survey of Solicitors in England and Wales", elaborado por un grupo investigación de la Oxford University, en colaboración con la Law Society de Inglaterra y Gales (equivalente a nuestro colegio de abogados), a través de las 353 respuestas útiles recibidas de un colectivo de abogados seleccionados al azar (el 67% trabajan en despachos; el 28% en empresas, 12 encuestados trabajaban para estructuras empresariales alternativas y seis para empresas de tecnología jurídica).

La utilización de la LegalTech es todavía modesta

Según recoge también el informe, la adopción de muchas formas de lawtech es todavía modesta en Inglaterra y Gales, algo especialmente evidente por lo que se refiere a la Inteligencia Artificial. Un dato que se explica en parte debido a que, sólo una quinta parte de los encuestados reconoció que su organización recopila datos de manera efectiva, para que pudieran ser utilizados por las herramientas.

Este hecho constituye una barrera clave para la adopción de LegalTech que, según los responsables del informe, "debería ser una preocupación importante para los profesionales jurídicos".

En concreto, los tres contextos más comunes en los que los abogados encuestados utilizan la tecnología jurídica son la gestión de documentación y conocimiento (80%), el registro contable y de tiempo de trabajo (69%) y la automatización de documentos o de flujos de trabajo (43%).

En general, la adopción de la tecnología jurídica que hace uso de la inteligencia artificial ("AI") es baja. Sólo El 27% de los encuestados informan de que lo utilizan para "investigación jurídica", el 16% para prácticas de due dilligence y el 12% para "e-discovery o e-disclosure" (en el proceso civil británico, obligación de localizar y facilitar a la otra parte un documento electrónico y sus metadatos, relevante para el caso de que disponga una parte, especialmente en el ámbito mercantil y de propiedad industrial o intelectual).

Poco menos de la mitad de los encuestados declararon que sus organizaciones entendían los desafíos que para los abogados suponen las nuevas tecnologías.

Los despachos imparten poca formación en tecnologías jurídicas

En el informe se aprecia también que la mitad de nuestros encuestados han recibido algún tipo de formación relevante sobre tecnología durante los tres últimos años. Sin embargo, si se excluye la formación en paquetes de software específicos utilizados por los despachos y las empresas para las que trabajan los encuestados, sólo una minoría de estos señala haber recibido una formación específica en tecnología jurídica, en particular en paquetes de software específicos adoptados por su empleador (38%). Menos frecuente es la formación genérica en tecnología jurídica, como son las "cuestiones jurídicas planteada por el uso de la tecnología" (recibida por un 12% de los encuestados) o la "gestión de proyectos" (por un 11%).

La consecuencia es que dos quintas partes (41%) de los encuestados dijeron estar suficientemente capacitados para utilizar las nuevas la tecnología en su trabajo. Sin embargo, cuatro quintas partes expresaron su creencia de que la productividad de su organización mejoraría si los abogados recibieran más formación sobre cómo utilizar la nueva tecnología.

Los patrones de formación varían un poco según el tipo de organización: en general, los encuestados que trabajan para bufetes de abogados han recibido más formación sobre paquetes de software específicos utilizados por sus empleadores, mientras que los abogados que trabajan en la empresa parecen haber recibido formación específica sobre tecnología jurídica.

Por categorías, los abogados asociados y asistentes de los despachos, tienden a recibir más formación que los socios. Quizás por ello, dichos asociados y asistentes respaldan más firmemente el potencial que la tecnología tiene para aumentar su productividad y la necesidad de que los abogados se familiaricen con especialidades técnicas no jurídicas.

En este sentido, cuatro quintas partes de los encuestados (un 80%), consideran que una mayor formación en tecnología jurídica mejoraría la productividad en sus organizaciones, además de que esa formación se asocia con una identificación más clara de las futuras necesidades de capacitación. Los autores del informe indican que es posible deducir que los abogados perciben que la formación continua en estas cuestiones ofrece beneficios cada vez mayores para las organizaciones, pues estas pueden entrar en un círculo virtuoso en el que sus abogados sean cada vez más capaces de identificar sus futuras necesidades de formación en tecnología legal.

En cuanto a los ámbitos sobre los que los abogados consideran que les es más necesario recibir formación, los encuestados mencionaron el análisis de datos; las cuestiones jurídicas planteadas por el uso de la inteligencia artificial; paquetes de programas informáticos; cuestiones éticas planteadas por el uso de la tecnología de la IA; alfabetización digital y técnicas de innovación.

La importancia de los quipos multidisciplinares

Finalmente, la mayoría de los encuestados expresaron que consideran importante que los abogados se familiaricen con especialidades técnicas no jurídicas, como especialistas en innovación informática/legal, directores de proyectos legales, científicos de datos o expertos en mapeo de procesos. Sin embargo, no hubo consenso sobre si la mejor manera de hacerlo era trabajando junto con no abogados o que fuesen estos quienes adquieran conocimientos de otras disciplinas.

Sólo una minoría de los encuestados se describió como trabajando actualmente con 20 profesionales con conocimientos técnicos no legales, un patrón que se asocia más comúnmente con los encuestados que trabajan en la empresa que entre los de los bufetes de abogados y con una mayor tasa de despliegue de soluciones de tecnología legal habilitadas para la IA.

Los autores del informe señalan, no obstante, que consideran necesaria más investigación "para profundizar nuestra comprensión de estos patrones emergentes de trabajo, que pueden, potencialmente, tener tienen un profundo impacto en la naturaleza de la profesión legal".

Fuente: Sako, M., Armour, J. & Parnham, R. (2020) Lawtech Adoption and Training: Findings from a Survey of Solicitors in England and Wales. University of Oxford: Oxford.

Solicita aquí información sobre nuestros productos gratuitos

Selecciona las opciones que te interesen (*):

Cumplimenta este formulario seleccionando las opciones que te interesen para conseguir los contenidos gratuitos que Wolters Kluwer y Microsoft ofrecen para nuevos clientes con motivo de la crisis del coronavirus:

Kleos, la solución de gestión para despachos de abogados. Microsoft Teams, la herramienta líder de colaboración remota de equipos de trabajo y toda la información actualizada con la "Guía práctica de los efectos jurídicos del CORONAVIRUS".

También estamos a tu disposición:

  • Desde la cuenta de correo electrónico:
    insidesales@wolterskluwer.com.
  • En el teléfono:
    963 51 26 47
  • Horario de atención:
    lunes a jueves 9:00-14:00h. y de 16:00-18:30h.
    viernes de 9:00-14:00h.

Te puede interesar